MAGAZINE DIGITAL

Buenas noticias de Chile y el mundo

Klorane presenta champú orgánico a la ortiga para cabellos grasos

Todos los cosméticos de Klorane se fabrican en Francia, a partir de activos vegetales cuidadosamente seleccionados y procesos eco-sustentables.

El ritual a la Ortiga Purifica, Limpia y le da Ligereza a tu cabello.

Si deseas un champú de efecto absorbente que levante tu cabello y le dé ligereza, KLORANE ha elegido la ortiga blanca como base para su fórmula, por ser rica en activos seborreguladores que purifican el cuero cabelludo.

La raíz de ortiga limpia y deja el cabello suelto por más tiempo, así, los lavados se espaciarán progresivamente, y si recuerdas lavarlo con suavidad, mantendrás en equilibrio tu cuero cabelludo.

¡No derroches!

Aplica el champú antigraso Klorane a la ortiga sobre el cabello mojado y realiza un masaje durante unos segundos. Aclara con abundante agua. No lo frotes demasiado para evitar que se activen las glándulas sebáceas.

ACTIVO NATURAL

Las raíces de la ortiga blanca (Urtica dioica L.) se recolectan en Europa del Este y se dejan secar de forma natural al sol con el fin de concentrar el activo. Su cultivo respeta el ecosistema del entorno.

ECO CONCEBIDO

Envase PET reciclado al 50%.
Piensa en espaciar los lavados alternando tu champú líquido con su versión seca y así estarás ayudando al medioambiente:

Champú seco seborregulador a la Ortiga

El champú seco a la Ortiga absorbe el exceso de sebo y permite espaciar los lavados gracias a una fórmula inédita que asocia el extracto de Ortiga con propiedades seborreguladoras y polvos ultra-absorbentes.

El cabello se limpia, recuperando su volumen y frescor de una sola vez. Sin parabenos, siliconas ni sulfatos, puedes encontrarlo en envases de 200 y 400 ml.

La Ortiga es una planta de origen euroasiático muy importante de la fitoterapia por sus numerosas propiedades medicinales. En la Antigüedad, en combinación con otros elementos, era considerada como afrodisíaca, expectorante, diurética, contra las heridas.

También actúa eficazmente sobre la piel y sus afecciones, especialmente el acné y el eccema. La ortiga fue inscrita en el Códice de la farmacopea francesa en 1818.